Imperdibles de Blanes

24Feb

Blanes es una de los destinos más completos de la Costa Brava. A sus dotes medioambientales y geográficas, se suman un abundante patrimonio arquitectónico bien conservado y su importante…inventario de actividades deportivas, lúdicas y festivas que le convierten en opción muy recomendable para vacacionar.

No obstante, entre la amplia oferta, destacan algunos sitios que no hay que perderse en una visita a Blanes. Son espacios únicos, cuya peculiaridad y belleza confieren a la ciudad y su entorno un gran porciento de sus rasgos de identidad. Aquí les dejamos algunas sugerencias.

Casco antiguo de Blanes

Jardí_Marimurtra1-1024x680Zona bien conservada y limpia, conformada por varias calles y paseos que se comunican fácilmente. El recorrido debe hacerse a pie, no solo para apreciarlo mejor, sino por la prohibición de circulación de vehículos que ostentan algunas vías que lo componen. Abarca, entre otros espacios, el Passeig de Dintre: con su mercado diario de frutas conocido como La Plaҫa, la fuente de la Mina Cristalina (1854) y la Casa Tordera (de estilo modernista y edificada por indianos en 1908); el carrer Ample, donde se encuentra la famosa fuente gótica, construida en el siglo XV, el antiguo palacio de los vizcondes de Cabrera y un conjunto de casas medievales (no dejar de ver la que ocupa el número 12 de esta calle); la Plaҫa de la Verge Maria y la Plaҫa dels Dies Feiners, donde se encontraba el mercado en la época medieval.

Monumentos de Blanes

El inventario de monumentos de Blanes agrupa unas 45 obras, entre las que se encuentran representaciones del ámbito arquitectónico y natural. Aunque una gran parte está ubicada en el casco antiguo y se puede apreciar en el anterior recorrido, otras se encuentran en puntos más alejados del centro. Tal es el caso del Castillo de San Juan; fortificación de estilo románico que domina el paisaje desde una colina. Mandado a construir por Grau de Cabrera en el siglo XIII, fue declarado Bien de Interés Cultural, dentro del patrimonio histórico de España, en 1988.

Otros de los considerados monumentos, pero de tipo natural, son el Jardín Botánico Mar i Murtra y el Jardín Botánico Tropical Piyna de Rosa. Son dos espacios fantásticos de Blanes, joyas de la naturaleza y el ingenio humano, ubicadas entre la montaña y el mar, dominando la diversa geografía de la ciudad. El primero posee una variedad de especies que transporta al visitante hasta los lugares más inusitados y posee un particular aire romántico, reforzado por el color de sus flores y su pérgola, excelente mirador con vistas al mar.

En el segundo destacan las especies de cactus, desde las más pequeñas y raras, hasta las de mayor volumen y altitud. Milimétricamente organizado, es muy fácil de recorrer. Posee varias zonas preciosas, entre ellas la del estanque, con un emparrado lateral y rodeado del verde de pinos y palmeras, unas veces salpicado de los vivos colores de las plantas florecidas.

Playas de Blanes

Blanes posee varias playas, unas más visitadas que otras según la distancia de las zonas de alojamiento y servicios para bañistas. La más cercana al centro es la Playa de Blanes, a la que se accede por el Passeig de Mar y que ofrece todos los servicios habituales, incluidos algunos especiales para niños y alquiler de embarcaciones. Posee bandera azul.

Otra muy disfrutada es la Playa de S’Abanell, que parte del centro y llega hasta Sa Palomera. De arena fina y gruesa en algunas zonas, también es de bandera azul y cuenta con una amplia oferta de servicios. En su tramo final, conocido como Delta de la Tordera, hay una zona para el nudismo y el naturismo.

No hay que olvidar las calas, muy recomendables sobre todo para quienes desean mayor privacidad. En este caso, la cala Sa Forcanera es ideal, pues solo se puede acceder a ella en barco; también la cala S’Aguia, a la que solo se accede a pie.

Please follow and like us: